Fundadora de Apprendo, una app creada para conectar profesores particulares con alumnos de toda la Argentina. En 2020 fue premiada por la revista MIT Technology Review en la categoría Visionaria como uno de los 35 jóvenes innovadores de América Latina.

Verónica Silva, necesitaba ayuda para rendir un examen en la facultad, buscó en internet una plataforma para contactar a un profesional que pudiera darle clases virtuales y se dio cuenta que no existía un espacio que contenga la información que necesitaba. ¿Qué sucede si lo creo yo? Se preguntó.

Luego de investigar, armar la idea y plantear las decisiones que debía tomar para lograrlo, se contactó con un Ingeniero Informático (Javier Pozzi) para asociarse y juntos hacerlo realidad.

“Ya pudimos armar una comunidad de 3000 personas en Apprendo y lo que hacemos es conectar a profesores particulares con alumnos por toda la Argentina visibilizando clases, cursos y talleres en todo tipo de temáticas, desde apoyo estudiantil hasta arte, música, deporte. No sólo buscamos promover el acceso a la educación, sino que también ser una herramienta de trabajo para los profesores independientes”, expresó Silva.

¡Conocé la historia y experiencia de Verónica!

¿Qué es lo que más te apasiona de emprender?

Lo que más me apasiona de emprender es poder hacer y tener la libertad de llevar esa visión y ese sueño que tenés implementado de la manera que quieras. Tenés una hoja en blanco y podés hacer lo que quieras. Si bien los recursos son limitados y no todo está al alcance de la mano, claramente, uno tiene la capacidad de ver cómo se las arregla y qué cosas hace para hacer ese proyecto, esa idea realidad. La responsabilidad es de uno. Y eso lindo, esto que tanto me apasiona también viene de la mano de depender de uno hasta donde lleva el proyecto y sin duda de la mano de la incertidumbre. Tiene cosas positivas y negativas emprender, pero lo que me apasiona es poder agarrar estas ideas, intenciones, valores y bajarlo a cosas reales. Por ejemplo, a aplicaciones que funcionen, a valor para las personas…

Algo que nos encanta en el equipo de Apprendo es poder hacer tecnología y emprender con propósito para generar un impacto. Esto es algo que elegimos y nos encanta, poder trabajar día a día sabiendo que estamos poniendo un granito de arena en construir algo que genere impacto para las personas.

¿Cómo surgió Apprendo?

Apprendo surge como una respuesta a una necesidad que tuve como estudiante en la facultad. Necesitaba ayuda para poder pasar un examen, había una materia que me costaba mucho y no encontraba un profe que viviera cerca de mi casa o que vendiera las clases a un precio que yo pudiera pagar. Buscando en internet me di cuenta que no existía una plataforma que unificara las clases y ahí fue cuando se me ocurrió la idea. Para mi era algo tan evidente que pensé que ya existía y me sorprendió no encontrarlo entonces pensé: ¿Qué sucede si lo hago yo? Entonces fue todo un desafío porque yo de tecnología no sabía nada, no tenía tiempo y mucho menos tenía dinero para invertir en un desarrollo tecnológico. Pero… Con paciencia y paso a paso fui haciendo pequeñas cosas para bajar esta idea a papel para poder iterar, para poder ver cómo tomar decisiones que a la larga pudiera materializar este proyecto. Hoy en día estamos trabajando junto a mi socio Javier que es Ingeniero en Informática y ya pudimos armar una comunidad de 3000 personas en Apprendo y lo que hacemos es conectar a profesores particulares con alumnos por toda la Argentina visibilizando clases, cursos y talleres en todo tipo de temáticas, desde apoyo estudiantil hasta arte, música, deporte. No sólo buscamos promover el acceso a la educación, sino que también ser una herramienta de trabajo para los profesores independientes. Nosotros tenemos en claro que la tecnología puede ser utilizada con un propósito y esto es algo que buscamos promulgar desde Apprendo.

¿Qué fue lo que más te costó crear en tu proyecto?

Sin duda lo más difícil fue crear el primer producto debido a que no había recursos, en ese momento yo estaba sola, no estaba mi socio y algo que nos enfrentamos con él luego de que se sumara al proyecto son las limitaciones financieras, el tema de no poder hacer publicidad porque no tenemos dinero para invertir, entonces lo que buscamos ahora una vez que ya está el producto funcionando es seguir expandiendo la comunidad y hacer que Apprendo llegue a todo el país, que ya está, pero que lo conozcan más personas porque es una herramienta gratuita que está disponible para todos, todas, todes, para todas las edades, todas las disciplinas y es algo que sin dudas genera un circulo virtuoso entre los alumnos, profesores. A los alumnos porque les da facilidades para acceder a la educación curricular y a los profes independientes porque les acerca clientes. Entonces el desafío que tenemos es continuar dando a conocer la plataforma.

Para los profesores que escucharon hablar de la App, pero aún no la usaron o recién la conocen ¿Cuáles serían los pasos a seguir para utilizarla y dar clases a través de la plataforma?

Ingresan a la página, se crean un usuario y ya pueden crear sus clases. Les aparece la opción publicar clases y ahí pueden crear su perfil de profesor, detallan a qué se dedican, cómo saben lo que saben, qué clases quieren dar… Ellos ponen el precio y de esta forma pueden ya publicar sus clases y queda disponible para que cualquier nuevo alumno los encuentre en la plataforma. Esto no solamente es desde el celular sino que también puede ser desde la computadora. Apprendo es una aplicación pero a su vez es una página web. Se puede ingresar desde todos los dispositivos y también para aquellos que no están tan amigados con la tecnología aún, les ofrecemos una guía paso a paso que la llamamos “la guía del profe digital” donde explicamos desde cómo crear un usuario hasta cómo dar las clases de forma remota, buenas prácticas, de qué manera pueden cobrar por su trabajo. Buscamos ayudar más que nada ya que en 2020 nos encontramos con profes que no sabían cómo enseñar a distancia y necesitaban capacitarse en estas habilidades para continuar trabajando desde la seguridad de sus casas.

¿Cuál fue esa habilidad que desarrollaste, que te permitió llegar donde estás hoy?

Una habilidad que creo que fue clave para poder crecer como profesional y emprendedora fue la resiliencia.  El poder aprender de los errores y ser lo suficientemente flexible o fuerte, cómo uno dice: “levantarse después de ciertas caídas”. Ser emprendedor no es para nada sencillo, es algo que te saca de la zona de confort constantemente y tampoco hay un manual. Sí, hay buenas prácticas que se recomiendan a los emprendedores pero cada emprendimiento, cada caso de negocio es único y cada situación de los emprendedores como personas también son únicas. Así que creo que todo lo que es la inteligencia emocional, las habilidades blandas, el conocerse a uno y saber como auto manejarse para poder ser lo más productivo posible en todas las situaciones en las que se encuentra es algo clave. Por eso si tengo que definir una habilidad que siento que es clave para ser emprendedor, es la resiliencia.

¿Cuál es ese consejo que te hubiera encantado recibir?

El consejo que me hubiese encantado recibir apenas comenzaba es uno que escuché decir una vez a uno de los fundadores de Auth0 que es uno de los unicornios tecnológicos de Argentina, que cuando lo escuché me encanto, que es: cuando sos emprendedor no te tenés que preparar para la carrera, te tenés que preparar para la maratón porque no es que tenes que gastar todas las energías para llegar a un objetivo cortoplacista porque la idea es generar un cambio ambicioso en general. Entonces esas cosas requieren mucho tiempo de trabajo, mucho tiempo de aprendizaje, y eso es algo que me hubiese gustado saber desde el principio. Quizás en ese momento yo me esforzaba mucho o me quemaba muchísimo laburando por horas y me costaba balancear la vida personal con lo laboral o con la facultad también porque me enfocaba mucho en llegar a los objetivos a mediano plazo pero es clave tener en cuenta la big picture y que uno tiene que tener aliento para llegar a donde quiere llegar porque una vez que vas alcanzando las metas, la vara siempre se corre un poquito más. Así que sería eso. Prepararse para la maratón y no para la carrera. 

¿Qué consejos les darías a aquellas personas que recién comienzan a emprender?

Que pongan siempre como prioridad al cliente. Que hagan foco en la propuesta de valor, que no tengan miedo de innovar pero la solución que ofrezcan la hagan poniendo como prioridad al cliente y enamorarse del problema y no necesariamente de la solución. Cuando uno empieza a aprender en tecnología o se le ocurre una idea de app, los fundadores lo imaginan de cierta manera pero después cuando lo vas poniendo en marcha y vas hablando con clientes y usuarios, es clave saber escuchar feedback para mejorar la propuesta de valor y la experiencia de los clientes constantemente porque es para ellos que lo terminamos haciendo.

¿Algo que nos quieras contar y no te haya preguntado?

Creo que ya hablamos de esto pero lo que me gustaría transmitir es que las historias inspiracionales son clave pero uno tampoco tiene que creerse que todo es como en Hollywood, que quizás la vida del emprendedor es glamorosa o que las cosas pasan de un día para el otro. Hay gente que tiene suerte pero los que logran generar cambios, impactar en mercados, la sociedad, son aquellos que se esfuerzan y eligen todos los días trabajar en su sueño, su visión. Y que es normal sentirse incómodo y tener un poco de miedo empezar un nuevo proyecto pero sin dudas vale la pena intentarlo. Y que uno nunca sabe qué puede suceder del otro lado, mientras aprendamos de las experiencias que tenemos, siempre vamos a estar creciendo.